eva cuervo
  • Home
  • Noctámbulos
  • Eva Cuervo
  • Hostia puta

Hostia puta (IV)

hostiaputa41

Mamíferos.

En 2006 vi un anuncio de unas ayudas para estudiantes en la puerta de los servicios sociales del barrio. Llamé y empecé a estudiar para el examen de acceso a una carrera de sociales. Luego hice un paréntesis porque ese año conocí a mi humano preferido y anduve sin cerebro una temporada. El año siguiente empecé a estudiar psicología. No es una carrera para estudiar si lo que quieres es trabajar algún día, si te gusta no está mal.

En la universidad lo primero que aprendí es que la población de gilipollas se distribuye de forma uniforme, te encuentras tantos como en cualquier otro sitio, saber más cosas no te hace necesariamente más inteligente. También es verdad que muchos que se apuntan a hacer psicología se piensan que van a acabar la carrera tenihostiaputa422endo poderes, por lo general cuando empiezan las clases de psicometría y estadística no se les vuelve a ver el pelo. Algún profesor molaba.

Una de las asignaturas que más me aclaró la vida fue la de etología. Está bien tener claro que somos animales, mamíferos, del orden de los primates y bastante más previsibles de lo que pensamos.

Que todo lo que sientes está ahí para algo, la evolución lo ha puesto ahí para que sigas vivo. Todo, dolor, miedo, odio, asco. Si no los sintieras no sabrías lo que puede destruirte, estarías muerto, y viene bien saberlo. Lo mismo que apartas la mano si te quemas, si algo o alguien te duele sal corriendo. A ver, intenta no matar a nadie, pero por lo demás, con cualquier cosa que sientas, en serio, no hay problema. Otra cosa es que no dejes de sentirte como la mierda, de eso hablamos otro día, pero puedes empezar por callarte por dentro y dejar de decirte mierdas, que no es tan complicado.

Uno de nuestros hemisferios cerebrales se encarga de imaginar, de inventar, el derecho. Existe la tendencia de mover los ojos hacia el lado contrario del hemisferio que está funcionando.
No siempre, no le pasa a todo el mundo, pero te puede dar una pista si piensas que alguien te está queriendo meter una bola. También te digo que si te quedas mirando fijo a los ojos de alguien para intentar averiguarlo a lo mejor solo te sirve para parecer un puto loco. Ponte gafas si juegas al Póquer.

Con un niño de entre 2 y 6 años, si te pones a su altura, sonríes y ladeas la cabeza hacia la izquierda te dará lo que tenga en la mano. Si no tiene nada te dará un abrazo. Esto no sirve para nada, pero es gracioso.


hostiaputa44Las horas muertas.

I. es el tío más tranquilo del mundo. Le agradezco los días y las horas de nada, de solo estar. Durante una temporada creo que los dos andábamos un poco de vuelta con todo y solíamos quedar para ver pelis. Quedábamos en mi casa y simplemente veíamos pelis, una detrás de otra, y fumábamos porros, uno detrás de otro. También íbamos en su coche por ahí. Nunca ha dicho ni hecho nada que me haya jodido, ni media tontería. Nunca. Conocer a alguien con quien no hay que esforzarse en ningún sentido, ni comentarios ni miradas que descifrar, es como encontrar un diamante. Está entre mis humanos preferidos, le vea o no le vea es mi amigo, siempre será mi amigo. Y punto.


Seré breve.

Cuando me cansé de ir por ahí siendo un puto ángel me empezaron a caer por todas partes. Tampoco fue todo mierda, que a alguno le quise más que a la pizza que tengo haciéndose en el horno. Que tuve una temporada larga más bien gilipollas, tampoco nos vamos a engañar. Pero no hay que desistir, de gilipollas también se sale. A hostias, pero se sale.

hostiaputa43Supongo que mi problema siempre han sido las señales, que a lo mejor ni se me entiende. Que no me sale sonreír mientras pienso que le estoy jodiendo la vida a alguien solo por quererle. Eso y que no hago muchos esfuerzos por intentar sujetar a nadie, ni convencerle de que todo va a ser de puta madre, me hace sentir muy idiota. Lo que ves es lo que hay, no soy un puto pavo real.

Y no es que te acostumbres, pero ya es algo que te esperas, porque arriesgas, y te jodes, arriesgas, te jodes, arriesgas, y así. Y ya te digo que la estrategia de mandar a la mierda a alguien antes de que te de por culo no funciona, por si te la quieres ahorrar, porque irá bien para el orgullo, pero doler, duele lo mismo. Y un día, cuando de pronto te encuentras con alguien con el que está todo bien ya no te lo crees demasiado, te quedas esperando el hachazo.

Así que supongo que se trata de decidir si te vas a pasar la vida pensando en los cristales que te lloverán o a la mierda con todo. Pues a la mierda. ¿No? Ahora está todo bien. Ahora ya no importa.

Tampoco sé ni si tendrá algo de especial lo mio, no tengo con qué compararlo. Y voy a dejarlo ya, que me parece que no se me entiende y estoy aquí haciendo el gilipollas mientras me desangro, hijos de puta.

Que ojalá el que te quite la tontería a pollazos sea el mismo que se te folle el alma. Alguna vez pasa. A ver si tienes suerte.


Matar dragones.

hostiaputa45Yo ya andaba señalándole la salida, con esa sutileza que me caracteriza, no sé, por costumbre. Me dijo que sabía lo que estaba haciendo, lo que estaba haciendo yo, no sé si él sabía lo que hacía. Y un día sin venir a cuento, que no le mirase así, que no se iba. Y eso fue todo. No hizo falta matar dragones. En las discusiones más perras, que alguna ha habido, no utiliza lo que sabe que puede herirme, no quiere hacerme daño. Yo tampoco. Y así es como se sabe que se quiere a alguien, cuando prefieres morirte que verle jodido.

Me habla de viajes en naves espaciales, de robots y humanos del futuro, de colonizar planetas y de cosas que pasarán dentro de mil años. Me parece que se queda.


Imprimir

Hostia puta (III)

hostiaputa31

Trocitos.

Tengo el mismo médico desde los 14 años. El ahora andará por los 60, la papada le ha borrado el cuello, tiene los ojos saltones y tristes. Respira por la boca y jadea como un puto jabalí. Tiene aires de suficiencia, de sobrado, a algunas personas les pasa cuando llevan una bata blanca, pero luego sin el envoltorio no valen para una mierda. Se supone que debía ir a verle cada seis meses, o por lo menos una vez al año. He pasado años sin verle el jeto. A no ser que necesite algo de él, por lo general su firma para alguna historia, no voy. No voy porque ahora yo sé más de lo que me pasa que él. Es así.

Mi enfermedad es hereditaria (autosómica recesiva, para el que entienda) pero mi familia no la ha heredado. Intentaron seguir el rastro de alguna mutación, alguien que hubiese tenido algún síntoma en mi familia y no encontraron nada. Mi padre mutó por su cuenta, mi madre por la suya. La probabilidad de mutar un gen es mínima, la de coincidir con otra persona con la misma mutación es la misma de que te toque el euromillón. Así que soy una especie de paciente 0. Mi hermana pilló el cacho bueno, siempre hace igual la cabrona.

A mi médico le piden trocitos de mí otros médicos de otros países. Para eso si voy. La primera vez fue un equipo de médicos franceses, querían un trozo de músculo para hacer sus cosas científicas, que si hacía el favor. No vas a decir que no, es para la ciencia.

Estaba tumbada boca abajo en una camilla. Mi médico y otro médico francés estaban de palique mientras me abrían la pierna, justo debajo de la rodilla. Cortaron un trozo del tamaño de una nuez. Recuerdo al francés metiéndolo en una especie de tupper con bolsas de hielo. Lo cerró y salió corriendo como si llevase una puta esmeralda. Ni au revoir dijo, el gilipollas. Luego mi médico me dijo que habían secuenciado mi ADN, que había unas cuantas personas por ahí que sabían más de mí que yo. Hhmmmm....No creo.

Otras veces me hicieron agujeros en la espalda para llevarse unos centímetros de piel, con una especie de compás con cuchilla que cortaba una circunferencia perfecta. No me gusta el dolor, para dejarlo claro, pero lo de cortar y coser, las heridas abiertas, las cicatrices, tienen algo que me mola. Esto no lo vayáis contando por ahí.

La mayoría de las veces solo querían sangre. Siempre he pensado que a lo mejor flipaban un poco con aquellas muestras, porque por aquella época yo iba más bien puesta de continuo. Nunca dijeron nada, aunque tampoco creo que le hubiese extrañado a nadie.

Espero que se lo estén repartiendo bien.


hostiaputa33Parecía que sí... (I)

Yo tenía 23 años. Por esa época tenía el horario de un vampiro, leía en la cama hasta muy tarde y me levantaba al mediodía. Eran cerca de las 12 de la mañana, llamaron por teléfono y oí a mi madre hablar con mi médico. Que subieramos al día siguiente, a la hora que fuese. Pensaba que querrían alguna muestra. De vez en cuando llamaban para pedirme muestras de sangre, tejido y así. Vale, subimos.

Cuando le dimos aviso a la de recepción llamó por teléfono y salió una enfermera de una sala, que la acompañáramos. Nos llevó a un despacho donde estaba mi médico. No era donde nos atendía siempre, supongo que para que los demás no vieran que nos atendían sin haber esperado. No sé.

Empieza a contarnos que en el Hospital universitario de Ohio, en EE.UU están reclutando a gente para un ensayo clínico en fase 3 de una terapia génica para el tipo de enfermedad que yo tengo. Que quiere que vaya yo. Que ya había hablado con el equipo que hacía el ensayo. Que dijera que sí y ya está. Que ellos se encargaban de todo, de tramitar el visado, el vuelo, la estancia.

Estaba soltando todo aquello y yo no sentía una puta mierda, me quedé allí con cara de nada. Mi médico se levantó y me cogió la cara, quería que le mirase a los ojos. Le miré. Solo dijo 'funciona'. Creo que le faltó el canto de un duro para soltarme un beso en los morros. Dije 'vale'.

Que nos llamaría cuando estuviera todo arreglado. Mi madre y yo ni nos miramos, volvimos a casa sin abrir la puta boca.

Durante varios días me despertaba pensando que lo había soñado. Me compré un libro sobre Ohio, pensando qué putas iba a hacer yo en Ohio, cómo coño se pilla costo en Ohio.

Cuando en mi casa empezamos a pensar que igual sí, que parecía que sí, se lo dijimos a mi familia. Se lo dije a mis amigos.


hostiaputa32Parecía que sí... (II).

Nos fuimos de vacaciones. Siempre nos íbamos en agosto. Pasó ese mes y el siguiente mes. No sabíamos cuánto tardarían en llamar pero empezaba a parecer raro. Llamé yo. Me costó varios intentos poder hablar con mi médico, no quería coger el puto teléfono. Cuando conseguí hablar con él sólo me soltó un par de frases que no decían nada. Ah, sí, sobre eso, ya hablaremos...

Con los datos que tenía empecé a buscar información en internet. Salía en la prensa y en varios artículos sobre medicina. Jesse Gelsinger, un chaval que participaba en un ensayo de terapia génica para una enfermedad hepática había muerto. No hicieron bien el filtro y eso bastaba para darse cuenta de que la estaban cagando mucho. La FDA suspendió todos los ensayos de terapia génica que había.

La siguiente vez que vi a mi médico no me miró a la cara. Él no tenía la culpa, pero hostia, joder, ¿hacer como si no hubiera pasado nada? ¿En serio, puto miserable, hijo de la gran puta?

A parte del cabreo, aquello no me puso triste ni de ninguna forma. Seguí con mi vida y ya está.Obviamente esto no es verdad, pero ya escarbaremos ahí otro día.

Parecía que sí. Pero no. Han pasado 20 años.


Imprimir

Hostia puta (II)

hostiaputa2

La ermita.

Desde siempre pasaba los veranos en un pueblo de Salamanca. Durante un par de meses se llenaba de gente de fuera, familias que volvían a casa de sus padres o abuelos, como nosotros. A veces nos juntábamos más de veinte personas por los bares y nos íbamos a beber a la ermita, que tenía mesas de piedra y árboles, era un sitio bastante chulo. Venía con nosotros un chaval del pueblo que se había ido a hostiaputa27Madrid a trabajar de portero en una casa, era gordo, calvo y tenía muy mala ostia, de esas mal disimuladas. Se le notaba la pluma a diez kilómetros, en un pueblo pequeño ser homosexual debe ser de lo más jodido y la verdad es que siempre había alguien, de coña y tal, pero tocándole los huevos. El caso es que ese día se pilló un pedo de los de ir a cuatro patas y le dio la llorona. Se puso allí en medio a grito pelado, que si en el pueblo le habían tratado muy mal, que si allí nadie le quería, mientras algunos le seguían vacilando y claro, se le hincharon los huevos y se puso a recitar los nombres, apellidos, profesión, ascendencia y descendencia de los tíos del pueblo que se había tirado. Ahí sí, algunos estábamos descojonados, a otros ya se les fue borrando la sonrisa porque en los pueblos todos son familia y casi seguro que les iba a tocar la pedrea. Qué risa.

Un Clavo.

En el barrio había un solar en cuesta, al lado de la pista donde ahora está el edificio del albergue. Después de salir del colegio lo normal era no parar por casa hasta la hora de cenar.

hostiaputa23Era verano o casi, porque estaban preparando la hoguera de San Juan, recuerdo andar por allí, entre las maderas y las mierdas que habían apilado y el juego consistía en tirarme de rodillas pendiente abajo, por la hierba. En una de esas deslizadas caí sobre una madera y al ponerme de pie tuve que sujetarla para sacar un clavo de mi rodilla.

Empecé a sangrar, me quité la chaqueta y me la até a la rodilla. Todavía me quedé un ratito en los columpios del parque que había más abajo, en el Redonchel. Cuando llegué a casa me llegaba la sangre a los calcetines.

El plan solía ser que si abría la puerta mi abuela era mejor cerrar la boca, porque lo mismo le daba por calzarme una hostia. El susto que se llevaba ella solía ser proporcional al que te ibas a llevar tú.

Hubo suerte y abrió mi madre y entonces ahí ya sí, empecé a llorar como si no hubiera mañana.

Ya tenía yo claro lo de los tiempos para cada cosa.

La ruina.

Una de las últimas veces que nos vimos me dijo que no sentía nada, que no podía sentir nada.

Nos conocimos en el verano del 88, yo tenía 13. De vacaciones en un pueblo de mierda de donde eran nuestras familias. Nos caímos bien a los cinco segundos. A mi madre no le gustaba hostiaputa25y a mí eso, pues mejor. Me llevaba 4 años y hacía lo que le daba la gana, y cuando digo hacer, también quiero decir follar. Para mí era una novedad. Sus padres se acababan de divorciar y aquello en el pueblo era un escándalo. Antes la gente no se divorciaba.
A ella se la soplaba que yo fuera en silla de ruedas...pero de verdad.

Fue mi mejor amiga durante muchos años, pasábamos los veranos juntas y fueron unos veranos de no parar por casa, de fumar, beber y risas, lo que son los veranos cuando tienes 16 años y todo te importa un huevo.

Ella salía con un chaval que ya era mi amigo antes de conocerla, y me tocó estar en medio cuando le dio puerta y le jodió vivo, y yo no sabía a qué venía tanto desprecio después de mogollón de años. Si vas a dejar a a alguien, pues eso, déjale, no era necesario convertirlo en un cadáver andante.

Después ya nos vimos menos porque empezó a trabajar en hostelería en sitios diferentes, por temporadas. Nos llamábamos por teléfono y me informaba puntualmente de dónde estaba y a quién se estaba tirando, por lo generalhostiaputa24 tios que no le importaban una mierda.Luego supe que algunos fines de semana de los que pasaba en casa estaba intentando dejar las pastillas, que estaba enganchada y jodida. Por días tenía ataques de ansiedad y estaba de bajón, y otros andaba pasada de rosca. El último verano que nos vimos en el pueblo a mi se me empezó a acabar la paciencia, porque irse de fiesta con alguien que sabes que está jodido y huyendo de noséqué es una puta mierda.

Intenté ayudarla, estar con ella de tranqui, pasaba unos días medio bien y vuelta a empezar otra vez, dando por culo para salir a beber. Cuando pasó dos días sin aparecer fui a buscarla a su casa y me dijeron que se había pirado, sin decir nada, sin más.

Todavía vino algunos fines de semana más a casa y yo tuve la brillante idea de llevarla a un concierto con mis colegas. Que terminó tirándose a uno esa noche, naturalmente. Luego supe que estuvieron bien una temporada, que por él todo guay. Pues mira.

Y poco más, ahí la dejé ir, ya no tenía más que dar. Ella estaba con lo suyo y yo en otra galaxia diferente. De verdad, espero que le vaya bien.


Imprimir

Más artículos...

  • 1
  • 2
lanochemasoscura