daniel
  • Home
  • Noctámbulos
  • Daniel Prieto
  • Descorazonadas

Prostituta de Dios

prostituta1

El chaval de dieciséis años que tiró a su bebé al río Besós. La independencia de Cataluña. Los polis de Guatemala riéndose del negro que dejaron ahogarse ante sus narices tras darle una paliza. Evans Taylor Joseph Williams. Íñigo Errejón candidato. El bebé acuchillado y tirado al contenedor de basura por su madre en Gijón.Tus problemas de mierda. El nuevo aifon que habría que meterte por el culo.



prostituta6Muere Ruther Hauer
y
también
yo
un poco
con
él.

Recuerdo aquella noche de verano de 1990 en la que Prince tocó en Santa María del Mar. Mi tía Coro me dijo que me regalaba la entrada pero yo no quise ir. Algo en mi interior me decía que debía ir pero no quise. Escuché todo el concierto desde la casa de mis abuelos maternos, con vistas a la bahía coruñesa. Me arrepentiré toda mi vida de no haber ido. ¿Por qué no fui?


Voy a tener otro hijo.
Roque Prieto Núñez.
Mi primo Toni ha vuelto a beber
y eso que
la última vez
lo acompañamos
a Alcohólicos anónimos de Coruña.


Verano. Morazón. Lana y Martín parecen
los niños del cuadro de Sorolla.
Daisy's destruction. prostituta3
La temporada tres de Stranger Things
es en verano.
Le aseguro a mi hijo que soy más fuerte
que un dragón de Komodo
y más fuerte que King Kong.
Le miento.
Me pide que le prometa que le regalaré
mi cadena de oro
cuando muera.
Y
eso
hago.
Le digo la verdad.

Escuchando a Wilko Johnson, JJ Cale y Johnny Winter en agosto en la cocina. A todo volumen. Y veo el cartel de John Mayal, que tocará de nuevo en Coruña, alma albina del blues, redentor de papel del lamento. Dejémonos fluir a través de la vida. Ríos de sangre.

Las presentadoras de la tele están todas cachondísimas. Parece que eso no le molesta a ninguna de esas feministas.

Mar y sus nódulos en la garganta. Y sus piedras en la vesícula.



El niño paralítico que miraba cómo su hermana pequeña saltaba en todas las atracciones me jodió el verano. Tristeza insondable. Y Martín se reía mientras se escapaba del gitano que le decía a gritos que saliese de una vez del hinchable de Bob Esponja. Me llevé un susto de cojones por unos segundos... cuando todos los niños bajaron obedientes de la atracción y allí no estaba mi hijo. Sentí a Satanás soplándome en la nuca en un in crescendo de ansiedad prostituta4y locura. Al final vi sus ojos esconderse entre la figura de Patricio. Respiré aliviado. Mi preferido es Calamardo sin dudas. Esa desgana ante la vida, esa mala ostia, esa desazón, ese pesimismo irremisible... yo soy un poco como Calamardo.

Es muy difícil ser poeta y calvo. Me resulta casi imposible tomar en serio vuestra indignación desde vuestros aifons y vuestra vida de Beverly Hills en Fontán.


Y aquel gato muerto
precioso
que vi desde la ventana de mi casa cuando iba a hacerte la cena.

Y todos esos motivos por los que no pude ir a ver a Patti Smith a Coruña.

Chupar pollas es más digno
Que publicar las notas de prensa que envía Alcaldía.
Putitas de prensa. Putas baratas, demasiado.

prostituta5Inés Arrimadas me pone mucho, en plan polvo guarro. Pero Rocío Monasterio me pone aún más, me la imagino escupiéndome a la polla mientras me la come. Rocío Monasterio, puta de Dios. Puta elegida, puta del Espíritu Santo. Rocío Monasterio, puta por la Gracia de Dios.

Los momentos mágicos de la vida no los podéis comprar. Ni tampoco falsear en Instagram, hijos de puta. Tendréis que vivir al menos un poco por primera vez en vuestras miserables vidas de Facebook. Os quedaréis sin argumentos cuando vuestros hijos nazcan, o cuando aparezca en la puerta el amigo que vive a casi mil kilómetros de distancia. Renunciaréis a subirlo a Internet y entonces a lo mejor pensaremos que
aún
queda
algo
de
esperanza.

El Honestidad Brutal ha cumplido ya veinte años y me parece mentira. Hoy he cumplido 41 años. Mi sobrino Lois ni siquiera tiene un año pero ya alucina con el mundo, abriendo los ojos todo lo que puede.

prostituta2Voy a la lavandería en mi día libre. Mañana soleada de agosto. Huele a vacaciones. Martini mezclado. Ayer le dije a Martín que mamá iba a estar hoy también en casa y que podríamos hacer algo los tres juntos. Él me dijo que eso estaba muy bien porque así podríamos "ser como una familia normal". Y entonces tomé la determinación de buscar otro trabajo.

Cuando mi abuela Hortensia estaba en las últimas, una de las cosas que más me impresionó es que me dijo varias veces que no sentía ningún sabor. Mi pobre abuelita comía el pan con Colacao recordando cómo sabía el pan con Colacao porque su cuerpo era ya incapaz de sentir a qué sabían las cosas. Recuerdo que murió sola en el pasillo de urgencias del Chuac de Coruña. Mi madre miró a los ojos a la enfermera encargada y le dijo : "No te lo perdonaré nunca". Y eso que mi madre lo perdona todo. Supongo que esa enfermera será alcohólica o algo así, una desgraciada... O a lo mejor no, porque hay seres humanos que son como insectos. En todo caso ya no importa demasiado.


Imprimir

Pezones de metal (la pornostar muerta)

pornostar1

Me lo dijiste mientras salía de mear del baño de aquella cafetería. "Estoy embarazada". En cuanto abrí la puerta estabas allí, de pie, como esperando aquel preciso instante mientras todavía me subía la bragueta. El universo no se detuvo mientras me subía la bragueta. Dios no nos contempló mientras me subía la bragueta. No sonó una hermosa canción en la radio del local en ese momento, no se separaron las nubes para que un rayo de sol iluminara la escena. Simplemente me lo soltaste. A bocajarro. Jamás olvidaré esa subida de bragueta.

Se vende.

pornostar2Morcillas de sangre humana. Guilles de Rais. Las moscas pusieron huevos en la carne del churrasco que guardé en la nevera y sus huevas afloraron en un perfecto y asqueroso orden geométrico. La masacre de Columbine. Alaska y Mario. Vigilias veganas. Los niños abandonados de Bulgaria. Hamburguesas de tofu y humus. Andrew Berwick. Los orfanatos de China. Toñi Moreno y Rosana. Los campos de concentración de Corea del Norte. Malú y Albert Rivera. Leche de soja. El infierno en la Tierra. Coleccionistas de vinilos. Bukkakes. Armin Meiwes. Pelotones de fusilamiento. Catadores de vinos. El doctor Menguele. Muerte y pañales. Destrucción y youtubers. Los ustacha. Cadáveres podridos. El nuevo aifon once. Apocalipsis de saldo.



A veces
me gusta ver
'Arde Mississippi'
borracho en el sofá.
A veces. Solo a veces
me gusta
escribir unos versos
solo para ti.
Borracho
y tan sereno
en el sofá.

Paludismo. Influencers bolivianos. La humildad de los hombres engominados. La inteligencia de los votantes del PP. Ébola. La manada. La malaria. Doscientos millones de niños desnutridos. Woody Allen rodando en Nicaragua. La mamada. Vacaciones en Somalia. Diarrea. Marina D´or en Yemen. Cólera. Directivos de oenegés gastando los donativos en niñas putas de Haití. El hijo tonto de Bárcenas toca en un grupo. El spá de lujo de Sudán. Brunch en Guatemala. "Salid de vuestra zona de confort", podía leerse a la entrada de Auschwitz.

Poca esperanza,
pocos motivos
por los que
no estar borracho
pero
aún
queda
algo.
Esperanza.

Le entregué a Gamoneda
una carta manuscrita
cuando salía con XXX
en la que le explicábamos
que habíamos terminado follando
gracias a sus poesías.
Y aquel buen hombre
la guardó en la solapa de su traje dándonos las gracias.pornostar3
Me gustaba cómo me escupía XXX en la polla
mientras me la chupaba.
Me daba mucho morbo
aquella guarrada.

Antonio Gamoneda. El poeta leonés valiente
subvencionado por el PSOE de Zapatero.
Me corría en la boca de XXX pensando versos.
Versos correctos e institucionales.
Después
a veces
le comía
El culo y el coño a XXX,
mi exnovia otoñal,
pensando en qué haría
Gamoneda
con aquella carta
brutal de sinceridad
que le habíamos entregado
en aquel recital en Ferrol.
ZZZ nos decía
que era algo maravilloso
pero yo solo pensaba
en poder follármela a ella
También.

Pezones de metal.

Entonces, el día en que me llamaste
cuando ya solo era un hombre y no tu novio, XXX, os propuse
follaros a las dos
a la vez. Estaba borracho
pero no tanto
como para mentiros
y me dijísteis
que no
y ese día
comencé a dejar de creer
en la poesía.

Se traspasa.

Imbéciles que mueren haciéndose selfis. Imbéciles que mueren saltando del balcón de los hoteles en Mallorca. Imbéciles asesinando a sus novias imbéciles y subiendo la foto de su cadáver imbécil a Instagram. Instagram imbécil. Imbéciles que piden donativos para pegarse unas vacaciones por el morro. Imbéciles que piden dinero para recorrer el mundo con su perro. Perros imbéciles. Imbéciles que les dan donativos. Mundo imbécil.



Los locos que conozco eran mejores personas antes de medicarse. Es cierto que a veces se ponían un poco pesados e incluso agresivos pero tenían unas ocurrencias estupendas y unas ideas totalmente revolucionarias y rompedoras. Eran felices antes de que les adormilaran por dentro. Sus corazones tan muertos ahora. Alguno de ellos durmió incluso en el calabozo pero creo que eso compensa todo ese torrente vital que nos regalaron sin esperar nada a cambio. Eran gente generosa y expresiva a los que fueron matando poco a poco. Sus cerebros quedaron huecos y se volvieron ciudadanos no peligrosos pero inútiles y tristes. Alguno incluso se convirtió en un gilipollas, como Fermín. Una pena. Jodidos cuerdos de mierda.

La pornoestar está muerta
y sigue
ahí
follando
ante mí,pornostar4
en la pantalla.
Atentado terrorista.
¿Me dejas una pajita?
La pornoestar está podrida ya
y ahí sigue
follando
y follando
y follando
y follando.
La pornoestar muerta.
El penalty de Djuckyk.

Después de correrme
saltas de encima mía
y me recuerdas
que en realidad
estamos solos.
Nacemos solos y morimos solos.
Todos creemos saberlo pero
en
realidad
no tenemos
ni
puta
idea.

Voy a noventa donde el límite es cincuenta. Son las seis y media de la mañana.
Gato muerto en la carretera. Atropellado no hace mucho. Sus ojos aún brillantes me miran y me recuerdan que yo
todavía
sigo
vivo.

Se alquila.

pornostar6Las nécoras que he devorado impunemente y los derechos necoriles que me he pasado por el forro. Arrojadas vivas al agua hirviendo. Dentro de pocos años nos parecerá una atrocidad. A mí ya me lo parece ahora. Baudelaire y el poema de la vendedora de cerillas y esa vez no hace mucho que lloré en silencio en la ducha. Bea viene a visitarme en el caos después de San Juan y es como un bálsamo para mi espíritu. Mi amiga Bea. No nos vemos mucho pero sé que siempre está ahí y eso me basta. Me sucede lo mismo con mi amigo Douglas, un gran tipo, todo corazón. El poco tiempo que compartimos lo disfrutamos al máximo. Y luego está Paco, al otro lado del teléfono, a golpe de verso, al alcance de la mano. A él todavía no lo conozco en persona. Ni a su inseparable Mar, un sol de mujer. No sé cómo coño sabe qué día es mi cumpleaños.

Éramos la mejor banda de rock del mundo y nadie lo sabía excepto nosotros. Martín quiere comprarse una tumba. Me lo dijo el otro día. No me extraña.


Imprimir

Supermierdas

supermierdas1

No vuelvo a beber nunca más. Michael Hutchence, el cantante de INXS, el último rockstar. Recuerdo tu muerte como recuerdo mi juventud, tan próxima y tan lejana. Esas canciones cojonudas... sexis. Ese funk sucio y tu figura serpenteante sobre el escenario. El Jim Morrison de los noventa. Colocado de coca y vodka cantando Suicide Blonde. Tu cadáver en aquella habitación de aquel hotel de lujo y un cinturón de serpiente alrededor de tu cuello. Muerto en la cima del mundo. El más guapo. El más guay. Pobre niño rico. Michael. Elegantemente desperdiciado. Valium. Ponme otra copa.


supetrmierdas2Toda esa maldad. Los balcanes. Israel y palestina. Korea del Norte. Utus y tutsis. Hitler y Toñi Moreno. Estudiar una carrera y hacer un master para trabajar en Macdonals. Mi hijo. Toda esa barbarie y aún así querer ser padre otra vez. Roque. Roque Prieto Núñez. Soy pobre. Trabajo nueve horas al día y libro los jueves. Mi mujer también trabaja. No llegamos a fin de mes. La hipoteca, el coche, la luz... no podemos ni ir al cine. Estamos a día veinte y nos quedan cincuenta euros en la cuenta. No puedo evitar pensar en mi profesor de historia, el entrañable Don Primo de Noia, que me decía que me esperaban "grandes oportunidades" ahí fuera. Supongo que habrá muerto ya. "Quiero que todo el mundo sea feliz" es el deseo de Martín de esta noche. Me deja KO, sin palabras. Cada noche que le canto una nana acariciando su pelo no puedo evitar pensar en mi muerte. Tiene que ser muy jodido romper ese vínculo para siempre, creo que no puedo ni imaginarlo. Muerte, drogas, desesperación, lleve tres y pague dos. Ministerio de Igualdad.


supermierdas4Danzando al compás del éxito. Esa música emotiva y elegante a la vez. Los golpes de guitarra con los que se abre I need you tonight y prepararte ante el espejo para salir cuando tienes dieciocho años. Jóvenes e inmortales. Pollas y coños sonrosados de belleza e inmortalidad. Y Michael pasando del falsete al grave aterciopelado y seductor y la vida que a veces te sonríe. Un hombre roto por dentro. Alzar al cielo las copas de nuestra juventud tan hermosa que casi resulta insultante. Rostros embriagados, licores preciosos. Noches en las que amanecer como semidioses. Un buen puñado de canciones para pasar unas vacaciones y tomar champán mientras follas. Codeína. Conducir hacia la playa con la chica más guapa del mundo en al asiento del copiloto.

">

supermierdas5Un primo de mi cuñada trabaja en Holanda para una multinacional. Gana en un mes lo que yo en un año. Hace banners y trabaja en cosas informáticas. Sus padres dicen que es un superdotado. Una de las pocas veces que hablé con él me pareció un imbécil. No sabía lo que era un colibrí. Mi hijo de cuatro años sabe lo que es un colibrí. Un puto colibrí. Mi hijo dice que no quiere dormir conmigo cuando estoy desnudo porque estoy desnudo y además huelo a ensalada. Acaricio su cara hasta que se duerme y veo todas mis esperanzas proyectadas en ese pequeño cuerpo. Y todos mis miedos también. Superdotados. Supermierdas. Gol de Bergantiños.


supermierdas3Magnetismo animal. New Sensation. Sexo. Hedonismo. Ídolo de masas depresivo. Ídolo magnético. Te imagino hablando con Tarantino sobre los detalles de esa película que vas a protagonizar. Y sabes que vas a arrasar, Michael. Michael Hutchence, el dios dorado del rock and roll australiano. Prozac y cigarrillos en ayunas. Hoteles y entrevistas en la nebulosa. Le levantaste la novia a ese puto subnormal de Bob Geldolf, ese maricón de mierda. Algunos dicen que en realidad no te suicidaste. Sabes que eres lo más, Michael. Lujo, fiestas, devoción. Beautiful girl suena de fondo mientras te hacen una mamada. Tus amantes leen la Biblia mientras te metes otra raya. Amaneceres en aeropuertos. Dinero y oscuridad. Insectos en la pared. Regalos envenenados.

Imprimir

lanochemasoscura