cafrelengua
  • Home
  • Noctámbulos
  • Mercado Navas
  • Cafrelengua

Palabras mayores

palabrasmayores1

"Son palabras mayores".

Me ha gustado siempre esa expresión. Como Vds., la he empleado para referir que me he encontrado ante otra dimensión, muy superior, a aquélla que se podía estar tratando. Sin embargo, hoy me quiero volcar sobre ellas como filólogo, es decir como ese relativemente pequeño grupo de personas que consideramos la lengua no sólo como instrumento de comunicación sino también como patrimonio cultural y puerta abierta a la reflexión o a la introspección.

palabrasmayores3Así que, desde ese punto de vista extraordinario, considero palabras mayores aquéllas que no deberíamos pronunciar con ligereza o que no deberíamos permitir que la trivialización las desgastase despojándolas del más mínimo gramo de transcendencia.

Puede tratarse, obviamente, de insultos proferidos de manera desconsiderada pero quisiera referirme, en especial, a aquellos términos que no tienen vocación expresa de lacerar al otro sino de hacerle ver la contundencia e irrevocabilidad con las que vemos las cosas.

Amor, siempre, todo, amigo, sus análogos y contrarios deberían comprometer enormemente a quien las pronuncia. Cierto es que de frivolidad también se vive (y se comunica) y no es mi intención arrastrarlos a que se anden Vds. con pies de plomo cada vez que abran la boca. Les llamo, simplemente, la atención sobre el calado que debería tener nuestro discurso cuando abordamos determinados asuntos, con determinadas personas y en determinadas circunstancias.

Afortunadamente, el español es un idioma que ofrece a quien lo domina mínimamente una multitud de escapatorias (que los profesores llamamos estrategias de evitación), que le permiten al hablante escabullirse cada vez que necesita salir del comprometedor atolladero en el que se puede estar metiendo. Por ejemplo, en la Península, solemos preferir pronunciar "te quiero" ante la solemnidad que entrevemos en "te amo". Aprovecho la ocasión para manifestar a este respecto que esta manera tan frecuente de declararle su amor a alguien me ha resultado siempre bastante obscena y egocéntrica. palabrasmayores2O sea que, en este caso, el remedio me parece peor que la enfermedad. A riesgo de semejar cursi, me decanto por la fórmula que encontramos en lenguas hermanas como el francés, el portugués o el italiano.

En cualquier caso, esta primera colaboración de la nueva temporada de LNMO también la podía haber titulado "Palabras para mayores" puesto que todas estas consideraciones las solemos hacer, desafortunadamente, cuando la vida nos ha hecho padecer los problemas en que nos hemos podido meter por tomarnos determinados elementos del vocabulario demasiado a la ligera.

Los errores, los chascos, las meteduras de pata nos enseñan a ser precavidos y a sonreír cada vez que alguien cabalga lo categórico ignorando (y ahora lo voy a ser yo, a mi cuenta y riesgo) que nada tiene por qué ser para siempre.

Imprimir

Buen nombre

nombre1

Hace poco, mantuve una acalorada discusión con un buen amigo mío, ingeniero de telecomunicaciones. Les cuento. En el transcurso de un debate sobre las criptomonedas, había que entender que las transacciones efectuadas en esta divisa virtual se verificaban en lo que los doctos en la materia denominan una red p2p [del inglés, 'persona a persona'], es decir, un sistema en el que cada usuario, según la operación de la que se trate, es agente o beneficiario de una transacción.

nombre2Había que figurarse, pues, una configuración en la que cada transactor activo o pasivo se comunica única y exclusivamente con otro par. Y había que multiplicar por miles las operaciones simultáneas de este tipo.

Pues, bien, el que suscribe tardó muchísimo en captar todo esto, fundamental para comprender en qué se funda esta revolución financiera, por el mero hecho de que no era capaz de imaginarse una red consistente en múltiples líneas de comunicación biunívoca entre dos puntos. Unas líneas que nunca se tocan.

Llegado el momento, le dije a mi amigo que la designación como red de esa configuración comunicativa no me parecía adecuada por lo que impedía que los legos pudieran visualizar el entorno en el que se materializaban las transacciones en moneda virtual. Añadí que era una cosa que no me extrañaba ya que los responsables de esa denominación, ingenieros o desarrolladores informáticos, no eran filólogos. Y reclamé que sería deseable que, en cada ocasión en la que la ciencia necesitara alumbrar cualquier concepto novedoso, se pusiera en las manos de expertos lingüísticos, que son, sin duda, más competentes a la hora de definir la relación entre significante (la forma lingüística que escribimos y-o pronunciamos) y significado (el concepto referido).

nombre3A mi amigo, esto le pareció presuntuoso y acabó por dejarme por imposible cuando eché mano de la Etimología para terminar de justificar mi posición. No sé si a Vds. les importará tan poco la Etimología como a mi amigo. Voy a ello.

Cuando buscamos el significado de una palabra como red, en el Diccionario de la Lengua Española (en mi caso, la vigésima primera edición), la primera información que nos aparece entre paréntesis (y no por casualidad) es su origen etimológico (en esta ocasión, la rete latina). Acto seguido, se refieren once acepciones que aparecen en un orden que obedece al momento histórico en el que el término se fue enriqueciendo con un matiz diferenciador. Las cuatro primeras acepciones están claramente relacionadas con el valor primigenio de la palabra, la del aparejo de los pescadores. De la quinta a la undécima sigue quedando patente lo que es, a mi modo de ver, el valor intrínseco de este concepto: el de que desde cualquier punto o persona de este entramado se pueda acceder a cualquier otro.

Asi, pues, desde un punto de vista semántico lingüístico, llamar red a la configuración que auspicia innumerables relaciones biunívocas entre dos puntos es, simplemente, un error pues desde cada uno de los puntos de dicha configuración sólo se puede transitar hacia otro, que es siempre el mismo. El hecho de que estos enlaces binarios se encuentren muy próximos o vean la luz en un espacio virtual teóricamente acotado no basta para que se le atribuya el significante red. nombre4Y habría, entonces, que atribuirle a la cosa otro término, más adecuado y apto para su divulgación. En pleno debate sobre las criptomonedas, se me ocurrió proponer, en caliente, la metáfora constelación, pues el conjunto de estrellas que percibimos cuando contemplamos el firmamento nocturno nos puede parecer un todo pero nunca una red ya que sabemos que estas estrellas no están conectadas entre sí.

El caso es que, pocos días después, hablando de todo un poco, le referí yo esta discusión a una prima, que es ingeniera aeronáutica y experta en navegación aérea. Esta vez, la científica me dio la razón y, enseguida, me aportó la definición técnica de lo que es un sistema de comunicación p2p: enlace binario redundante. Mucho mejor, aunque, para mi gusto, le falta todavía ese toque poético que enganche.

Imprimir

Eo

eo1

El río Eo (antiguo Ego citado por Plinio) nace en Fonteo (Lugo) y desemboca, tras 92km de curso, en el Cantábrico a la altura de Ribadeo (Lugo). En sus últimos diez kilómetros forma una ría de una anchura media de 800m que marca la actual frontera administrativa entre las Comunidades de Galicia y Asturias.

Si me propongo hablar de este río en Cafrelengua, no es por ahondar en su etimología ni tampoco en su actual realidad ortográfica. Felizmente, nuestro río se llama Eo en gallego, asturiano y castellano. Y digo felizmente por todo lo que les voy a referir a continuación.

eo2Resulta que, desde hace unos años estamos asistiendo a una polémica sobre la denominación de la ría en cuestión. Todas las rías de la Península Ibérica reciben el nombre de la población más importante que las orilla pero también es verdad que ésta es la única ría por la que pasa una frontera administrativa.

La tradición y el número de habitantes según los censos más recientes (Ribadeo, en Lugo, 9.871; Vegadeo y Castropol, en Asturias, 3.866 y 3.470 habitantes respectivamente) corroboran que la ría deba seguir llamándose de Ribadeo.

Sin embargo, ya saben Vds. que el Principado atraviesa una fase de exacerbación identitaria que lo está, entre otras cosas, a punto de conducir a aprobar un nuevo Estatuto de autonomía por el que se pretende declarar al bable (o asturiano, o fala, dependiendo del lugar de Asturias en el que nos encontremos) como lengua cooficial del territorio.

Y, claro, aprovechando que el Eo pasa por Vegadeo y Castropol (por no decir que el Pisuerga pasa por Valladolid), pues la Comunidad asturiana ha solicitado al Instituto Geográfico Nacional que acepte en toda la documentación aferente, la denominación alternativa de Ría del Eo. Denominación que sería la que aparecería exclusivamente en los paneles señaléticos cuya colocación depende del Principado.

El Instituto Geográfico Nacional ha accedido a esta petición y, de hecho, si Vds. acceden por Google Maps a la zona, ya figuran las dos formas.

eo4Ante esta arbitrariedad, la Junta de Galicia (PP) a través de su Comisión de Toponimia, el Concejo de Ribadeo (BNG), la Real Sociedad Geográfica, la Asociación Vecinal Cultural y Ecologista por la Defensa de la Ría de Ribadeo, la Real Academia de la Lengua Gallega, la Subdelegación del Gobierno en Lugo, la Diputación de Lugo y el propio Consejo Superior Geográfico se han mostrado unánimes en pedir que se vuelva a la prístina y única denominación admisible.

Conviene, además, relacionar este conflicto terminológico con el hecho de que la parte más occidental del Principado es territorio de lo que se denomina 'galego estremeiro', es decir, zona en la que se ha hablado tradicionalmente el gallego oriental (documentado desde 1151) y en la que éste ha transitado hacia el asturiano a través de otra variante dialectal a caballo entre los dos romances. En este sentido, ante el previsible reconocimiento de la cooficialidad del asturiano, la RAG ha pedido que se aproveche la ocasión para reconocer en el nuevo Estatuto la cooficialidad del gallego en la zona en la que se sigue hablando en Asturias. Adrián Barbón, presidente de la Comunidad asturiana, ha respondido a la institución gallega mandándola a paseo y acusándola de irrespetuosa injerencia.

eo3A nuestro modo de ver, esto es lo que ocurre cuando la política mete sus (en este caso) incompetentes e interesadas manos en un terreno en el que sólo deberíamos tener voz los filólogos.

De entre todas las opiniones a favor de la tesis de que el lugar deba seguir llamándose únicamente ría de Ribadeo, nos quedamos con la del Consejo de la Cultura Gallega cuando dice que "debe mantenerse la forma patrimonial Ría de Ribadeo, testimonio de una historia que nada tiene que ver con pugnas modernas sobre primacías o identidades localistas."

Y es que, en la España que nos hemos dado, la 'catetización' vende y galopa a gran ritmo.

Imprimir

lanochemasoscura