benny
  • Home
  • Noctámbulos
  • Benny del Paso
  • No te miento si no me lo pides

Sexyboy

sexyboy1

Un altercado entre bandas criminales en la zona de carga y descarga de pasajeros del aeropuerto de Ciudad del Cabo, ha provocado un tsunami en las cloacas políticas sudafricanas. El gobierno nacional del estado sudafricano, descentralizado territorialmente, está calculando los números del montante de divisas que entran por este aeropuerto. Mientras el gobierno regional del Cabo Occidental suplica una acción coordinada entre administraciones, y apoyo militar, para hacer frente al desenfreno criminal que está azotando la ciudad madre, como la apodan, que alberga una de las maravillas del mundo, Table Mountain.

sexyboy2Una parte de gansterismo está midiendo la fuerza de sus organizaciones. Nuevos personajes quieren hacer caja en el negocio de la seguridad privada de los clubs de noche. No sólo de alterne. En Sudáfrica, la seguridad privada es uno de los negocios más potentes y rentables. Y para aquellos que se embarcan en una aventura hostelera nocturna, la seguridad de sus locales es indispensable para llenarlos. Los clientes necesitan creer que sus carteras y caras están a salvo del golpe. Los empresarios tienen que desembolsar cada mes importantes cantidades de dinero en seguridad privada. Hay que parecer un lugar seguro. Entradas al recinto protegidas con porteros fijos y asistencia armada. El alto índice de corrupción dentro de la policía ayuda a que este sector esté controlado, en su totalidad, por bandas del crimen que hacen circular el tráfico de drogas y prostitución por la noche de Ciudad del Cabo. El negocio no sigue las reglas de mercado libre. La clandestinidad impone un monopolio, y la muerte es el precio a pagar por osar pedir un trozo del pastel.

La ráfaga de disparos no impidieron que Jerome Booysen, alias Donkie (burro), perdiera fuerza y desvaneciera en el asfalto del parking reservado para bajar y subir pasajeros del aeropuerto internacional. El hombre corpulento se mantuvo en pie en la huida, para sucumbir en las escaleras eléctricas de acceso a facturación. Una escapada que dejó atrás otro cuerpo en el asfalto, un desconocido en el sitio y hora equivocadas. El jefe de la banda de los chicos sexis ha modelado su cuerpo a golpe de pesas. Tiene mucho que agradecer a las horas de gimnasio y a una buena constitución genética. Las cuatro balas que entraron en el cuerpo de Donkie no fueron suficientes para matarlo. Su tercer intento de aniquilamiento en lo que vamos de año. Las balas repelen al jefe de una de las bandas criminales más notorias de la ciudad.

sexyboy3Los chicos sexis están siendo golpeados por una guerra interna entre las bandas de los Números. Conocidos por controlar las entrañas de más del 90% de las cárceles sudafricana y gestionar el tráfico de drogas y prostitución en las ciudades sudafricanas más importantes. Los 26s, los 27s, y los 28s están en pleno proceso de demostrar quién tiene más músculos en las calles. Los chicos sexis se han decantado por dos de ellos, los 26s y los  27s. Una estela de sangre sigue dibujándose desde inicios de año. El gansterismo se ha llevado por delante a jóvenes que nacen y crecen en los suburbios de las ciudades. Pero ahora lo hacen sin importarles el lugar y la hora. Un error. El pasado mes de abril ejecutaron un tiroteo en uno de los bares nocturnos más cool de la ciudad, en el barrio más lujoso, lugar de alterne del príncipe británico Harry cuando visita la ciudad madre. Una vez más, una desconocida en el sitio y hora equivocada fue víctima de la incursión armada de las bandas en el Café Caprice en Camps Bay.

Cuatro días antes de que el cuerpo del chico sexi yaciera en las escalinatas del hall del aeropuerto, Donovan Jacobs, jefecillo de los 28s, fue abatido a tiros en un bar de salsa, muy popular entre los estudiantes sudafricanos de alta alcurnia, en la ciudad universitaria cuna de los populares vinos del Cabo, Stellenbosch. No cayo solo, otra desconocida estaba en el sitio y hora equivocada. Booysen sigue vivo. Un día después del tiroteo en el aeropuerto, se ejecutó otro intento de aniquilarlo en el hospital público que le atiende de las heridas de las cuatro balas. Esta vez, las balas no llegaron a colarse en la habitación del paciente. El cuarto y sigue respirando.

sexyboy4El negocio de la seguridad privada que tiene en jaque a las fuerzas de seguridad regionales y nacionales en el país, puede pender de un hilo. Los desmanes de las bandas de los Números han llegado demasiado lejos. El aeropuerto de la ciudad es el segundo más importante del país, tras Johannesburgo, y el tercero del continente africano tras el Cairo. Es la principal entrada de turistas al país. Y estamos a las puertas de la temporada de vacaciones veraniegas. Hay que darle a la calculadora.

Tiempos propicios para la bienvenida de nuevos personajes en el salón de la noche. El cultivo de las buenas relaciones con las fuerzas de seguridad, el mantener las formas y las balas en la periferia empobrecida de las ciudades, son elementos imprescindibles para mantenerse en el negocio de la noche por una larga temporada. Nafiz Modack, se presenta como asesor de seguridad, alardea de controlar el 95% de la seguridad privada de la hostelería nocturna de Ciudad del Cabo, y sueña con repetir este éxito en su expansión empresarial en Johannesburgo. Joven que alterna con comisarios de policía y que no gusta aparecer en entrevistas y fotos. Que siempre abandona su casa acompañado de 20 guardaespaldas y viaja en un coche Hammer antibalas. Es joven y sexi. Nuevos aires en la vida nocturna del Cabo.


Septiembre

septiembre1

Septiembre, además de dar entrada a la primavera austral, es el mes para recordar al héroe del movimiento de la conciencia negra. Steve Biko. El aniversario de su asesinato, por las fuerzas de seguridad del Apartheid, se sigue invocando cada año, y nos anuncia que pronto estaremos celebrando el día del patrimonio nacional. Tras un año tempestivo por movilizaciones estudiantiles (capitaneadas por el movimiento Rhodes must fall) exigiendo una educación terciaria gratuita y la descolonización de la educación, se ha regenerado un debate alrededor de lo que significa ser negro. Ser estudiante negro en Sudáfrica, hoy. Se ha vuelto a recuperar eslóganes olvidados del movimiento fundado por Biko. “La arma más potente en manos del opresor es la mente del oprimido”. El hombre que no pudo sobrevivir a una larga sesión de tortura por haber identificado la herida mortal del sistema apartheid en la mente del hombre negro, sigue vivo en la mente del colonizado. “Ser negro no es asunto de pigmentación, ser negro es un reflejo de una actitud mental”.

septiembre2El actual movimiento de estudiantes ha desempolvado una realidad que se desatiende y esconde en el cajón de los desastres. La descolonización de la educación. Seminarios, conferencias diseminados por el país, han estado dando cabida a revaluar el sistema educativo sudafricano y su programa de estudios. Primer paso para que algún partido político, de nueva generación, haga suyo el mensaje y la reivindicación, y salte a los foros políticos el estado de la educación sudafricana.

El pasado colonial ha reducido la educación en el continente a un instrumento de comunicación entre el colonizador y el colonizado. A pesar de los intentos, tras la independencia colonial, para revertirlo, vestigios “postcolonización” en la educación contemporánea permanecen, y perpetúan un mito de inferioridad del saber indígena y sus métodos. La educación colonial ha coloreado el pensamiento africano indígena, clasificándolo como pre-lógico y pre-crítico, desatendiendo el hecho de que la diferencia no siempre sugiere inferioridad.

La idea de “África” no puede divorciarse de la ideología que condujo la colonización. La distinción entre el civilizado y el incivilizado. Esta ideología sigue impregnando la actual relación entre África y el resto del mundo, las estructuras de poder, la política, el lenguaje y el conocimiento. El trabajo y las propuestas pedagógicas de Paulo Freire, educador brasileño, resuenan de nuevo algunos países africanos. Entre las propuestas diseñadas por el brasileño, una resuena con fuerza de nuevo. El oprimido tiene que revelar por sí mismo el mundo de la opresión. Y esto sólo puede hacerse desde un diálogo entre iguales.

Apierre Forcin, un administrador colonial francés, escribió que para mantener la lealtad continuada de las colonias, era esencial que los colonos “permanecieran franceses en la lengua, el pensamiento, y en espíritu”. Y así estamos. Si movemos el radar de detección de disparidades en el continente, detectamos como la educación se insseptiembre3truye en inglés, francés, portugués y español. Esas son las lenguas de instrucción y comunicación nacional. En la oscuridad de las profundas cavernas se ha enterrado a la mayoría de las lenguas y costumbres africanas. Lenguas que alimentan la cosmovisión del pueblo.

Todavía hoy, las lenguas habladas indígenas están prohibidas en la mayoría de las escuelas del continente africano. Muchos de los libros escolares son importados o escritos en una de las lenguas europeas. Los exámenes que valoran el nivel de conocimiento de los alumnos se realizan en la lengua de los antiguos colonizadores. Un estudiante, perfectamente hábil en contar en su propia lengua, es examinado con una lengua con la que está poco familiarizado. Resultado, una nota baja en aritmética. “Si hablas a un hombre con una lengua que entiende, el mensaje llega a su cabeza, si le hablas en su lengua llega a su corazón”. Para que la educación sea un instrumento útil para el desarrollo individual y nacional, tiene que viajar al corazón. Sólo así no pierde su fuerza de transformación.

Cerramos el noticiario con la noticia peculiar de la semana, el aniversario de Katrina Esau. 84 años. No sabe escribir ni leer en la lengua que habla, Njuu. Una lengua con 25.000 años de historia. Una lengua sólo hablada por cuatro personas vivas de etnia San. Katrina, celebra su 84 años contando su historia entre sonidos clics.


Femenino

femenino1

Agosto tiene cara de mujer. En pleno invierno austral, Sudáfrica encomienda este mes a las cosas de mujer. Una mujer enferma. Conferencias, seminarios, discursos para diagnosticar la actual situación de la mujer africana a nivel nacional, regional y continental. Como colofón se ha celebrado una conferencia internacional sobre la mujer en África en el parlamento sudafricano. Diputadas de parlamentos africanos, representantes de la sociedad civil y de organizaciones internacionales, han dedicado dos días a hablar de la enferma. Nada nuevo hoy y en el horizonte. Presentaciones con y sin diapositivas, verborrea a raudales sobre la diagnosis de la enferma. Por que la mujer africana sigue enferma. Enferma de una sociedad patriarcal, donde el chief tribal, el padre, el marido y el hijo la mantienen en un ostracismo social, económico y político. Las diagnosis se han ido sucediendo desde hace decenas de años. Y así andamos. Estancados en el estadio del diagnóstico y propuesta terapéutica.

femenino3Hace ya casi cuatro décadas, las Naciones Unidas se enroló en un programa mundial para reivindicar a la mujer en el mundo. En los años 80, congresos, conferencias se diseminaron por el globo para reunir a feministas de occidente y oriente, del mundo rico y del mundo pobre. En esos años, los movimientos de liberalización colonial estaban en pleno auge. Activistas africanos, asiáticas, europeas, norteamericanas se enrocaban en debates interminables sobre la mujer y su emancipación. Por primera vez se encontraron cara a cara feministas occidentales y sus contrapartes del tercer mundo. La extensión del sistema de patriarcado en el mundo, había alienado a las mujeres del movimiento feminismo occidental. Fueron tiempos de conflicto entre dos visiones del movimiento de la mujer. El occidental y el del resto del mundo.

Fueron mujeres africanas las que alzaron su voz contra la cosmovisión desde el mundo occidental, que pedía un espíritu de ruptura total con las tradiciones y su derecho consuetudinario que imponían un papel de sumisión a la mujer en la sociedad, la economía y la política. En esos tiempos, activistas sudafricanas como Ruth Mompati, una leyenda de la lucha contra el apartheid, arremetió contra sus contrapartes europeas y norteamericanas con un “cómo las mujeres sudafricanas podemos hablar sobre igualdad si todavía no somos reconocidas como seres humanos”. Eran los años 80 y la lucha era la descolonización.

femenino4Conflictos sobre prioridades protagonizaron la conferencia de Copenhaguen en 1980, cuando participantes del mundo occidental, insistieron en tratar la mutilación genital de la mujer como el tema más urgente para las hermanas africanas. Las mujeres africanas, apoyadas por la mayoría de las mujeres no occidentales, expresaron su indignación sobre la condescendencia de las feministas occidentales. Éstas contraatacaron acusando a sus contrapartes africanas de conservadoras reaccionarias, por no respaldar la inmediata prohibición a escala mundial de la  clitodirectomía. La insistencia del mundo no rico de hablar sobre el racismo, el apartheid, el colonialismo y los movimientos de liberalización enfurecieron a las feministas occidentales que reaccionaron acusándolas de “traicionar la causa de la mujer”. Ruth Mompati insistió que era imposible hablar sobre mejorar las condiciones laborales de las mujeres y su derecho a la educación secundaria, cunado no existían los requerimientos básicos para que esos derechos se implementaran.

Las representantes de las mujeres del mundo no occidental ganaron la batalla dialéctica y las resoluciones de la Década de la mujer de  las Naciones Unidas se centraron en la emancipación política. Las activistas africanas siguieron, rigurosamente y con éxito, esas resoluciones. El mensaje principal, aumentar el rol de las mujeres en el proceso de decisión y de poder político, reflejaba sus principales aspiraciones.

Llegaron los buenos tiempos. La última década del siglo XX se convirtió en la fiesta del triunfo para los movimientos de liberalización en África. Un gran número de países han instituido cuotas y políticas de acción afirmativa para permitir a las mujeres entrar en el proceso de decisión en grandes números. Los parlamentos nacionales, regionales, gobiernos y consejos municipales están abiertos a la mujer. Sudáfrica se ha convertido en el alumno aventajado. La entrada de las mujeres en el proceso de decisión legislativo y ejecutivo es uno de los más altos en el mundo. A pesar del éxito de las mujeres políticas sudafricanas, el  tradicionalismo, que somete moralmente y legalmente a la mujer, ha aumentado sobre el terreno. Las tensiones entre mujeres en política y mujeres en el activismo socio-económico, que se remontan a los años 70 y 80, está más vivo que nunca. Las mujeres fueron capaces de entrar en política respetando los parámetros establecidos por los hombres y bajo acuerdos patriarcales. El resultado fue su cooptación.

femenino2Las calles africanas siguen llenas de mujeres, la economía informal sigue protagonizada por mujeres. Son las vendedoras de la vida. La estadísticas de violencia de género siguen llenas de nombres de mujeres. Asesinadas y violadas. El hombre educado en un sistema de valores patriarcal sigue manteniendo el bastón de mando. Manda y la mujer obedece. A quien se escapa se castiga severamente. La precariedad laboral, la violencia de género, el número de embarazos de adolescentes en Sudáfrica ha aumentado exponencialmente. Las leyes consuetudinarias, ancladas en un sistema de valores patriarcal, se han incluido en la jurisdicción democrática sudafricana. Tras treinta años de democracia, es legal pagar Lobola, en especies o en dinero, al padre de la novia. Es legal la poligamia masculina. El jefe de estado del país posee cuatro mujeres y fue acusado por violación a una mujer que no pudo demostrar ante el tribunal su verdad.

Las que hablan en su nombre las han abandonado. Las mujeres que lideraron los movimientos de liberalización en los 80 llegaron al poder, llenaron parlamentos, llenaron ministerios, ratificaron constituciones que incluían la paridad de género. Y se olvidaron de ellas. El diagnóstico está hecho, las terapias se han diseñado, no su implementación. La enferma se muere. Sola. Una jurista namibia, clausura el mes de la mujer con un llamamiento a revivir la solidaridad y colaboración que existía durante la lucha de liberalización entre los movimientos de liberalización. Cuando la mujer africana fue arrinconada a la sombra de prioridades más importantes, la liberalización colonial. Y sigue ahí.


Más artículos...

lanochemasoscura