Diario de una funcionaria primeriza

¿Horarios de trabajo a mí...?

horarios1
Recordemos que Funcionario Tópico tenía un horario especial, hecho por él y para él. Su horario se basaba fundamentalmente en no llegar nunca antes de las 10.00 y no irse nunca más tarde de las 14.00. Cuatro horitas (si llegaba) al día de trabajo, cobrando un sueldo de jornada completa. Cualquier persona lo firmaría sin dudarlo.

Pero Funcionario Tópico no es cualquier persona. Incluso eso le parecía demasiado, por lo que no dudaba en escaquearse todo lo que podía.
No era raro que, pasadas las 10.00 sin haber llegado, Funcionario Tópico recibiera una casual llamada de su mujer. Al explicarle yo que ni estaba, ni se le esperaba, ella siempre me decía la misma frase:

-Ayyyyyy, ¿todavía no ha llegado? Pobre… ¡Con lo pronto que ha salido! Se le ha tenido que dar muy mal el transporte…

horarios2Una vez puede colar la magistral actuación de la mujer, pero cuando esto sucede un día sí y el otro también… Que sabemos que el transporte público no siempre va como debería, pero que todos los días se te estropee el metro me parece exagerado. Y ya que tu mujer llame diciendo que has salido muy pronto, pues qué quieres que te diga…

Al rato llegaba Funcionario Tópico, tan feliz porque le quedaban menos de cuatro horas para irse a casa, y yo le daba amablemente el recado de que había llamado su mujer. Inmediatamente, nos íbamos a desayunar (no repetiré el ritual de desayuno, que ya he explicado).

Cuando volvíamos de desayunar nos sentábamos cada uno en nuestro ordenador, pero Funcionario Tópico no aguantaba mucho tiempo. Enseguida se levantaba y salía del despacho, para no volver hasta pasado mucho tiempo. Dependiendo del día, podían ser unos minutos o llegar incluso a ser horas…

Luego volvía como si nada, y se volvía a sentar en el ordenador hasta que, cuando se acercaban las 14.00, comenzaba a ponerse nervioso, recogía y se iba con un “Hasta mañana”, tan tranquilo, como si no se estuviera yendo dejándome a mí allí, cumpliendo mi horario.

¿Qué hacía durante ese tiempo que no estaba en el despacho?

Seguro que tenéis muchas teorías, pero no creo que acertéis. Porque sí, sé lo que hacía Funcionario Tópico en esos (largos) momentos en los que no estaba en el despacho.

Yo me llevaba muy bien con la señora de la limpieza y ella, que pasaba la jornada moviéndose por todos los rincones de la Administración X, muchas veces veía a Funcionario Tópico. Básicamente, lo que hacía era ir al baño.

Según me contaba la señora de la limpieza, iba a un baño y se estaba un rato allí. Salía y subía al baño de la planta de arriba, donde se estaba otro rato. Y así, se iba recorriendo todos los baños de la Administración X, pisándole a veces lo fregado, por cierto.

horarios3¿Qué hacía mientras estaba ahí dentro? Ese es el gran misterio que nunca logramos descubrir. Pero casi prefiero no saberlo.

Aunque no siempre se pasaba la mañana entera en el cuarto de baño. Algunas veces, cuando tenía cosas que hacer, directamente me decía:
-Me voy a la agencia de viajes a reservar las vacaciones de verano.

Y desparecía un par de horas. Porque todo el mundo sabe que las agencias de viajes no abren por las tardes, por lo que es absolutamente necesario ir en horario de trabajo.

Cuando no era a la agencia de viajes, era a la tienda que le estaba arreglando el ordenador, o a lo que se terciara en ese momento. Como cuando se pasó mañanas enteras (no puedo decir cuántas fueron, perdí la cuenta) yendo de un sitio a otro a reclamar por la huelga de controladores aéreos.

Sí, al pobrecito Funcionario Tópico, muy sufrido él, le pilló de lleno aquella huelga que hicieron hace años los controladores aéreos. Esa huelga que dejó a miles de personas tiradas en los aeropuertos de toda España, sin poder viajar, y por la que se declaró el Estado de Alarma.

Todos aquellos viajeros frustrados tuvieron que hacer mucho papeleo para reclamar el dinero que habían perdido debido a la huelga. No sé cómo lo harían los demás, pero Funcionario Tópico lo hizo todo personalmente y sí, por la mañana, en horas de trabajo. Así que se pasó semanas enteras en las que venía (tarde), se iba a desayunar, salía para ir a no sé dónde a poner la reclamación de turno, volvía (si es que volvía) e inmediatamente se iba a casa.

Creo que al final le devolvieron el dinero. Pero ya no me acuerdo, la verdad.

También fue muy fructífera para él aquella huelga de metro brutal que hubo hace años en Madrid, en la que durante un par de días no se movió un solo metro de las cocheras y los proletarios nos vimos obligados a buscar alternativas de transporte.

El primer día yo, inocente de mí, salí antes de lo normal de casa, en previsión de lo que me esperaba, y deambulé por trenes y autobuses hasta que llegué a la Administración X, puntual gracias a los minutos que me había quitado de sueño.

horarios4Pero Funcionario Tópico no llegó puntual. Raro hubiera sido, ya que nunca lo hacía. Pero ese día, en lugar de una hora tarde, llegó dos horas después que yo. Echándole la culpa a la huelga de metro, claro. Que razón no le faltaba, huelga había, pero también la había para mí, y yo llegué a mi hora…

Cuando pasaban unos minutos de las 13.00, Funcionario Tópico comenzó a ponerse nervioso, así que recogió sus cosas.

-Me voy a ir ya, porque viendo cómo está el transporte voy a tardar mucho en llegar a casa…

Y se fue. Y yo me quedé ahí, con cara de tonta, hasta que llegó mi hora de irme. Evidentemente llegué a casa más tarde de lo normal, a la hora a la que seguramente Funcionario Tópico se estaba echando la siesta.

Yo y mi responsabilidad en el trabajo, aunque sea solo de cumplir mi horario.

Tenía todavía tanto que aprender de Funcionario Tópico…
Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura