mercado

Veinticinco eme

El pasado domingo cumplí con mi deber de ejercer la presidencia de una mesa electoral en un pueblecito de unos 1.600 electores del Nordeste de la Comunidad de Madrid.

Las cosas han cambiado en España.

Pude contemplar a un barbudo apoderado de Izquierda Unida-Los Verdes charlar amistosamente con un agente de la Guardia Civil (con más pinta de bibliotecario que de otra cosa).

Escuché, asombrado, cómo los representantes de los partidos del turno político despedazaban a sus líderes y cómo se gastaban bromas los unos a los otros sobre los distintos escándalos de corrupción que se les han atribuído.

Conocí a un apoderado de un partido más a la izquierda que el PSOE que, con acta de concejal de éste último partido hegemónico, vota sistemáticamente a favor del otro partido hegemónico de la derecha.

No pronuncié ningún "¡Vota!" referido a ningún ciudadano aparentemente asimilable a lo que se ha dado en calificar 'perroflauta' o 'friki'. Pero la candidatura de Podemos estuvo muy muy cerca de las dominantes en su espectro.

No tuve el gusto de conocer a los señores Alcalde y Teniente de Alcalde. A propósito del segundo, tengo la certeza de que no fue a votar.

Me llevé la agradable sorpresa de recibir la compensación dineraria (un poco más de 62 euros) por mi labor a eso de las 17:00h.

Tuve que rellenar (y suscribir en innumerables y, a veces, escuetos espacios):

    . el Acta de Constitución de la Mesa.
    . el Acta de Sesión de la Mesa.
    . el Acta de Escrutinio de la Mesa.
    . los resguardos de haber ejercitado el derecho a voto.
    . los sobres 1, 2 y 3.

Visé y acepté el excusatorio de un Vocal de mi mesa que iba a ejercer de Apoderado de un partido político.

votar2Reconté 4 votos en blanco y 6 votos nulos consistentes, la mayoría de éstos, en la inclusión conjunta de las papeletas del PP y del PSOE. Otro de los votos nulos presentaba la lista del PP con el nombre del primer candidato tachado. Me avisaron de que, en mi municipio y en esta mesa, alguien acostumbraba a provocar el nulo introduciendo una loncha de chorizo envuelta en papel albal en el sobre. Me lo perdí. Imagino que el responsable estará buscando trabajo en Belize.

Mantuve interesantes conversaciones (para los que hemos hecho la mili, conversaciones 'de garita') con los vocales y los interventores de mi mesa.
Pronuncié un 'a voté' por expresa petición de un vecino francófono.

Ayudé a muchos niños a que colaran por la rendija de la urna el sobre que les habían cedido sus padres.

En un momento dado oí ,a un chaval de unos siete años preguntar:

- "Papá, ¿Esto para que es, para que se acabe la crisis?".

Añadir comentarios

Gente en la conversación

  • Invitado - Anyta Dynamita

    Interesantísimo artículo sobre los entresijos de la corta pero intensa vida de una jornada de elecciones. Es increíble las enseñanzas que se adquieren sin querer donde uno menos se lo espera. ¿No es fascinante?. Me ha conmovido profundamente el comentario del niño, tan puro e inocente. Es una flor en medio del desierto.

    de Pinto, Madrid, Spain
lanochemasoscura