benny

Obstáculos

obstaculos1

Una palabra requerida, repetida, aclamada dentro de los procesos de negociación en las antesalas del poder, es obstáculo. Obstáculo a una alianza de partidos para permitir un gobierno progresista. Obstáculo a un acuerdo aceptable para dos partes en conflicto militar. En los procesos de negociación siempre hay capitanes que hay que sacrificar para que la partida continúe. Obstáculos que solventar para poder continuar la carrera y llegar a la meta.

Los ingredientes y elaboración de una exitosa receta de acuerdo son desvelados en oscuras cocinas que, en la mayoría de las veces, se precintan como escenas del crimen y así evitar la presencia de taquígrafos. La oscuridad es necesaria para actuar en libertad de negociación sin la reprobación de la opinión pública tan fácilmente maleable por las mentes maquinadoras de obstáculos. obstaculos2Durante la transición sudafricana, en la que los principales protagonistas, el gobierno del apartheid y el movimiento de liberalización del ANC, se comprometieron a concluir un acuerdo aceptable para ambas partes, se dejaron muchos detalles en la oscuridad, por el bien, dicen, de solar una carretera sin socavones que obstaculizara la marcha hacia la meta.

El asesinato de una activista representante del ANC en el exilio, Dulcie September, en París en 1988 y el asesinato del carismático y popular líder del partido comunista, Chris Hani, en 1993, justo un año antes de las primeras elecciones democráticas sudafricanas, limitan temporalmente las negociaciones desarrolladas, entre muchas otras cosas, para limpiar los obstáculos del proceso. Los que rodeaban a estos activistas y combatientes del movimiento de liberalización sudafricano no dudan en reconocer que Dulcie y Chris fueron obstáculos que tocaron la fibra sensible de gente muy importante. Dulcie se topó con una transacción de intercambio tecnología nuclear militar entre Francia y el gobierno sudafricano. Chris se topo con un acuerdo armamentístico de 60 millones de dólares entre EEUU y el ANC. Ambos quisieron poner freno a un acuerdo final que beneficiaba financieramente a todas las partes, pero condenaba al movimiento de liberación, a partir desde ese mismo instante en que se firmaba con sangre y sin taquígrafos esos acuerdos comerciales, a caminar arrastrando una estela de corrupción.

Dulcie September y Chris Hani fueron acorralados en lugares sin testigos y asesinados a balazos en la cabeza, cayendo mortalmente en la oscuridad de la historia. Las evidencias que apuntan a la intervención de asesinos de profesión a sueldo, con conexiones en departamentos gubernamentales europeos y norteamericanos, con empresarios y obstaculos4mafias involucradas en el comercio armamentístico y de diamantes, son dejados a su suerte en trasteros de archivos policiales que nadie quiere encontrar. La verdad es sacrificada, entonces, por el bien de unos pocos.

El resultado es que para la mayoría de los ciudadanos sudafricanos, el líder mejor valorado en esos tiempos, Chris Hani, fue abatido mortalmente por dos extremistas de derechas, el inmigrante polaco Janusz Walus y un ex alcalde ultra conservador del régimen del apartheid, Clive Derby-Lewis. Los dos siguen en prisión. Cabezas de turco para cubrir la inmundicia que se esconde, demasiadas veces, en las cocinas donde se preparan los suculentas recetas de acuerdos de negociación que llenan los bolsillos de unos pocos y de heces las cabezas de todos los demás. Obstáculo. Palabra tan requerida en estos días de negociaciones sin luz de taquígrafos.


Añadir comentarios
  • No se han encontrado comentarios
lanochemasoscura